martes, 6 de enero de 2015

El virus de los "vende humo"

yoriento.com
La enfermedad del momento es el chikungunya, la mencionan en todos los noticieros, se habla mucho de lo que se puede hacer para evitarla o incluso curarla.

Y en Redes Sociales lo más parecido a esta enfermedad son los efectos de los "vende humo", cada vez pareciera más difícil hallar una cura, porque es como si el virus cada vez calara más hondo y menos perceptible.

Los "vende humo" siempre posarán de 'sabiondos', serán los más amables, aparecerán escribiendo o dando conferencias de lo mismo, con las mismas presentaciones, idénticas palabras o en el peor de los casos pegándose a cualquier idea exitosa y se disculparán diciendo: "En este negocio las ideas son de todos, yo solo le di mi toque especial".

www.antoniovchanal.com
Por supuesto, los innombrables jamás reconocerán que alguien los ayudó en su proceso, o lo que es peor se adueñarán de lo que no es de ellos; el real problema de este virus es que las personas que hasta ahora están empezando en el negocio de las Redes Sociales les creen con mucha facilidad.

Pero quizás usted se pregunte por qué si carecen de conocimiento real, hay gente que los sigue y les cree, la respuesta es más sencilla de lo que usted mismo puede imaginar: Su poder de palabra es IMPRESIONANTE, saben que el discurso es lo único que tienen. 

Porque si bien los experimentados de este negocio ya no les creen, los primíparos si lo harán, ellos confiarán en quienes hablan de marcas, agencias, experiencias, lo que quizás no sepan (por ahora) es que los "vende humo" son capaces de decir que trabajaron con Steve Jobs, con tal de construir o bueno más bien, falsificar su extensa hoja de vida.

¿Hay cura para este mal? 

Aún tenemos esperanza que así sea y depende de los grandes mercados (medios, agencias, clientes y emprendedores) encontrar la cura a este fastidioso mal.

Si estos mercados dejan de creerle a todo el mundo, analizan hojas de vida, preguntan, hacen pruebas y ven si en la realidad tanta 'sapiencia' es cierta, lo más factible es que lo podamos ir alejando de la sociedad y lo más importante dejaremos de darle tanta exposición a los "vende humo" que lo único que generan es que las demás personas se burlen de este negocio y lo tomen como un chiste o algo pasajero.

Nota final: Recuerde que la exposición de estos personajes es la repetidera de la repetidera, ellos son como políticos de los cuales todos criticamos en cualquier evento pero seguimos permitiéndoles su crecimiento. ¡Créame estos personajes se nos van a salir de las manos!

Nuestra próxima entrada será de la enfermedad bastante grave de postularse a todo en la profesión de moda: "ser influenciador".