miércoles, 2 de julio de 2014

La ecuación perfectamente escrita

dalealaweb.com
En estos años de carrera y experiencia en el entorno digital he observado cómo la responsabilidad de realizar unos buenos contenidos han pasado de largo y cómo éstos se han convertido en una sola acción más, cuando en realidad deberían ser ese ingrediente vital para que el plato se vea apetitoso, se sienta absolutamente delicioso y lo más importante, que realmente alimente.

Los contenidos comunican, así como la imagen transmite esas sensaciones que quizás en algún momentos las palabras no alcanzaron a comunicar, ninguna de ésta debe sustituir a la otra, conviven juntas, un mal texto no puede ser justificado por una buena imagen y viceversa.

Sin embargo, medios de comunicación y marcas digitales, dejaron de pensar en esas preguntas que podrían responder toda la información que antes era vital conocer, se nos olvidó en alguna parte del camino que una cosa era promocionar un producto, otra muy distinta convertirnos en vendedores de enciclopedias y de esos que uno prefiere cerrarles la puerta en la cara.

Por supuesto, todos estamos en un negocio que busca alcanzar números con nuestras publicaciones, copys, campañas, etcétera, pero después de ver tantas estrategias que no se renuevan, que olvidó que la creación de las experiencias es el primer paso para antojar a un usuario y que para llegar a este punto se necesita de construcciones absolutamente perfectas.

blocjoanpi.blogspot.com
La creación de los contenidos no solo puede darse por llenar matrices para cumplir con el cliente, o para buscar cómo salir de eso rápido, para crear contenidos se debe pensar en una imagen, un concepto, una idea, un consumidor, estamos hablando de pequeñas historias que llegan a nuestra comunidad y quizás solucionen inconvenientes o incluso inspiren.

Va mucho más allá de saber los signos de puntuación correctos, de hacer énfasis en la campaña indicada, estamos hablando de pensar en esas construcciones de frases idóneas, en esa ecuación escrita que no debe fallar, estamos hablando de entender el contexto para el que estamos escribiendo.


Quizás también sea hora de darle la importancia a las palabras, porque pase lo que pase siempre será el concepto o idea, la que genere recordación, inspiración, por supuesto, ésta jamás quedará en la mente si la ecuación no se completa. 

IMAGEN + COPY + TEXTO = Inspiración del marketing emocional


Así que cuando revisemos textos, ideas, construcciones, etcétera, démonos a la tarea de observar bien e indagar si a nosotros mismos nos mueve, o simplemente estamos remando en la dirección aparentemente conveniente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada