domingo, 30 de octubre de 2011

El sancocho del SM

Desde que trabajo en Social Media, Redes Sociales y estrategias digitales, siempre me he preguntado si la gente diferencia estos temas del ser Geek, o el de ser comunicador organizacional enfocado a la digital, la respuesta que me he encontrado en cuatro años de trabajo es que si bien hay avances en este asunto, el desconocimiento sigue siendo amplío.

Aún veo como un gran grupo de Community Managers se hacen llamar Geeks solo por compartir contenidos digitales de otras páginas Web, sin generar contenidos propios de análisis respecto a este tema, cuando el verdadero significado de ser Geek es tener un gusto y conocimiento de la tecnología, entiéndase por ésta como un conjunto de herramientas, aplicaciones, aparatos, dispositivos, laptops, PC's y tablets, todos enfocados al mundo digital.

Entre tanto, los Social Media, lo que hacen es aprovechar los Medios Sociales (Redes Sociales, Blogs, foros interactivos, etcétera) para generar comunicación, atención, mercadeo y servicio, en torno a una marca y/o producto, en los cuales cada vez más las empresas centran su atención.

gadgetsgirls.com
Los Community Manager son los encargados de gestionar una comunidad digital en torno a una marca, basándose en herramientas de socialización, métricas y análisis comunicativos, los cuales le permiten medir que tan efectiva está siendo una estrategia. Se apoyan en todos los objetivos de la marca, haciéndolos propios, para que éstos se vean reflejados en cada acción que se emprenda en el mundo de la Red.

Un Socializer es el encargado de movilizar contenidos digitales en la Red, éste de la mano de un excelente Community Manager, se convierte en la representación de determinada marca en la Web, es éste quien responde, atiende y ejecuta una estrategia digital, además es el encargado de interactuar en cada espacio virtual que encuentre, temas relacionados con el producto y/o servicio que representa.

Por su parte, un influenciador es aquel que a través de sus cuentas personales y Blogs se encarga de darle movilidad publicitaria y comunicativa a determinada marca, servicio y/o producto, son ellos quienes se apropian de los objetivos de determinada empresa y los comunican a sus seguidores, fans y amigos digitales, transformándolos de forma creativa logrando que lo mercantil se vuelva atractivo, para que se vea como una recomendación, una experiencia positiva y no una simple venta.

rrhhsocialmedia.com
El Estratega Digital es quien luego de ver lo que desea el cliente, piensa en una serie de mecanismos, proyectos, acciones, planes a corto y largo plazo, crea métodos de contingencia para enfrentar las crisis que siempre enfrenta una marca, adicionalmente, conforma su equipo de trabajo acorde a sus necesidades, es aquel que tiene todo la marca en su cabeza y la plasma a través de la Red, para que sea accesible a cualquier persona que llegue a ella.

Y si hablamos de ser Geek, ese tema es algo más profundo, requiere de mucha preparación, análisis y estudio, es decir, no cualquier CM, Social Media, Socializer o Bloggero, es Geek, porque éste es aquel que después de muchas experiencias y conocimiento sabe de todo el ámbito tecnológico, por favor es hora de entenderlo de una buena vez, estar en el mundo digital no implica ser Geek. Este término requiere de mucho estudio.

Supongo que aún queda mucho camino por recorrer, ya que el mundo digital está en constante avance, pero lo cierto es que hace falta demasiada pedagogía para que la gente entienda que una cosa es pertenecer y trabajar en la Red, y otra mezclar todo, como si se tratara de un sancocho.

domingo, 9 de octubre de 2011

A: Steve Jobs De: Una fanática más

La primera vez que tuve contacto con un Mac, recuerdo que no sabía cómo manejarlo, me daba miedo hasta tocarlo, porque era simplemente perfecto, su color, rapidez y seguridad, en todo el sentido de la palabra, me hacía pensar que la espera había valido la pena. 


No podía creer que después de esperar tanto tiempo por tener una de estas máquinas en mis manos, ese día hubiera llegado, recuerdo que lo cuidaba con un esmero increíble, lo limpiaba todos los días, no permitía que nadie lo tocara y me enervaba que alguien pusiera los dedos en la pantalla de éste, se convirtió en mi bebé.


Nunca había experimentado un amor por una marca, como el que a través de los años empecé a sentir por Apple, seguía cada lanzamiento de sus productos en la Red, observaba cada uno de los discursos e intervenciones que hacía la popular manzanita en eventos tecnológicos, no me importaba tener que esperarme años para poder tener un Ipad, MacBook, Ipod, etcétera, porque a la final, sabía que esta espera valía la pena. 

Con Apple viví por primera vez esa sensación de estar traicionándolos cuando usaba un Windows por necesidad, o incluso todos los días al ver mi BlackBerry pienso que hay que trabajar más duro para ser honesta con mi manzana preferida. Esta marca me enseñó lo que significa ser leal a un producto, sin pensar en los sacrificios que tenga que hacer para tener todas sus producciones en mis manos.



A tal punto llegó mi amor por Mac que en los sitios donde he trabajado, he decidido siempre llevar mi MacBook, sin importarme si tengo que cargar una maleta o no, además en mi mente siempre estaba claro que con mi producto marca Apple, mi trabajo sería más efectivo, agradable y perfecto. 


Cada vez que tengo en mis manos a mi MacBook siento una relación de amor infinito, aunque suene exagerado, así es, pues Apple es mi primera experiencia de relación perfecta entre marca y usuario.


En todo este panorama hace cinco años empecé a leer del gran genio, Steve Jobs, cuando ni siquiera conocía a profundidad los espectaculares beneficios de tener un MacBook o un Ipad en mis manos, recuerdo perfectamente que cuando lo vi por primera vez en la red, una frase paso por mi mente y aún intento que ésta no se me olvide jamás: "Estoy convencido de que la mitad de lo que separa a los emprendedores exitosos de los que no triunfan es la perseverancia.”


Hoy, me embarga un dolor profundo que intento aún entender, pues este hombre no solo es ejemplo de innovación tecnológica, sino que reformó el significado del mundo digital, sus aplicaciones, herramientas y usos.



La mente de este hombre hizo de la tecnología una relación perfecta de amor, entrega y dedicación, logró que un Ipod, Ipad, Iphone y MacBook, etcétera, se convirtieran en un factor de alegría e inspiración, generó que los usuarios se identificaran y encontraran su estilo en cada uno de estos productos.

Pero no conforme con eso, dio lecciones de vida a cada persona que leía sobre él, hizo de la competencia un universo en él que básicamente impuso un orden novedoso en el que se destacó la innovación, el aprendizaje, el diseño y la retroalimentación.

Steve Jobs, perdió aparentemente la batalla contra el cáncer, pero ganó la guerra de vida al imponer nuevos manuales de comportamiento en todos los aspectos posibles, desde las formas de hacer negocio, hasta la manera de concebir la pasión al interior de una organización.

Se fue un gran genio, pero cada vez que veo mi MacBook recuerdo cuando Steve Jobs afirmó lo siguiente: "Ser el más rico del cementerio no es lo que más me importa. Acostarme por la noche y pensar que he hecho algo genial es lo que más me importa".



Hoy solo puedo decirle a Steve Jobs lo siguiente: 

Infinitas gracias por tocarme con su inspiración y ayudarme a renovar cada día mi trabajo con la pasión que usted le imprimió a la tecnología. Gracias por hacer del mundo digital un nuevo escenario, en el que la necesidad se convirtió en amor y ese sentimiento se transformó en un deseo innato por seguir cada uno de sus pasos, y aprender aunque sea un poco de todo lo que había en su mente perfecta.

Genios como Ud. no volverán a este universo, pero su legado es tan inmenso que solo se necesita ver el símbolo de Apple para entender que gracias a usted es que muchos llevamos la marca en el corazón.

Steve Jobs mil y mil gracias por nutrirnos con su experiencia y conocimiento.